Profesionales PUCV en busca de un país más justo

Por Equipo Red Alumni Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

 

Según el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Chile es uno de los países en vías de desarrollo con las mayores tasas de desigualdad. Le siguen México y Estados Unidos.

 

Esto último se evidencia en las profundas brechas sociales instaladas en nuestro país que han provocado que la educación no puede llevar a cabo su objetivo más importante: ser un instrumento de movilidad social y al alcance de todos, es decir, quienes crecen en contextos vulnerables no encuentran en ella una vía para superar la pobreza.

 

En vista de lo anterior, la Fundación Enseña Chile busca fomentar el desarrollo de la educación en todos sus niveles, con el objetivo de aportar a que un día todos los niños en Chile reciban educación de calidad. Para lograr este objetivo, la Fundación recluta, selecciona, forma y acompaña a profesionales, docentes y no docentes, quienes se desempeñan como profesores en establecimientos educacionales de contexto vulnerable, para así generar una red de agentes de cambio con la convicción y perspectiva necesaria para impactar en el sistema educacional, primero desde la experiencia en la sala de clases, y luego desde sus distintas áreas de desarrollo profesional.

 

Es el caso de cinco ex alumnos  de la PUCV de las carreras de Ingeniería Civil Bioquímica, Ingeniería Civil, Ingeniería Civil Metalurgia, Pedagogía en Lenguaje y Pedagogía en Historia, quienes decidieron posponer su ingreso al mundo profesional para adentrarse en las salas de clases y alinearse con los ideales de la Fundación.

“Cuando me interesé en la Institución, lo que más llamó mi atención fue el llamado a la vocación y a generar un impacto a largo plazo a través de la educación, otorgándote al mismo tiempo un sentido que trascendía el mero trabajo, a uno más significativo. Hoy me siento capaz de ir a dónde sea que me llamen. Ya no tengo miedo de las expectativas que pongan sobre mí, o de no cumplir con las tareas que me propongan, porque me siento segura de lo que sé, y de lo que he aprendido. Mi convicción de querer trabajar con escuelas que poseen un índice alto de vulnerabilidad se ha acrecentado, ya que antes quería hacerlo y no sabía cómo, y hoy ya manejo estrategias que me permiten sobre la marcha, ir obteniendo resultados gratificantes en mis niños, y que ellos también se den cuenta”, explica Ángela Gómez, profesora de Lenguaje y Comunicación PUCV, quien tuvo que trasladarse al interior de la V Región, lo que le significó dejar atrás la casa de su familia, amigos y pareja para vivir una experiencia completamente nueva a nivel profesional y personal.

 

Ángela trabajó en el Instituto Agrícola Pascual Baburizza, ubicado en Calle Larga, Los Andes, Valparaíso donde realizó la asignatura de Lenguaje a los cursos de 7°, 8°, 3° y 4° año de Enseñanza Media y Metodología Basada en Proyectos al 7° año básico.

 

En el caso del ingeniero civil bioquímico PUCV, Ramiro Hurtado, quien actualmente es Mentor de Formación de la Fundación Enseña Chile en la Región de Tarapacá, su interés comenzó con los voluntariados que realizó en su época universitaria y que le permitieron darse cuenta que su motivación va más en línea con las acciones sociales y el mundo de la educación.

 

 

“Sin duda fueron dos años muy desafiantes, desde todo punto de vista. Profesionalmente, hay un crecimiento en habilidades impresionante: manejo de grupo, tolerancia a la frustración, eficiencia en el uso de recursos y tiempo, liderazgo, entre otras cosas, pero, sin duda que estar inserto en el contexto durante esos dos años es un golpe de realidad gigante. No es tan sólo darse cuenta de la brecha existente, sino que es ser parte de ella, vivirla, día a día. En mi colegio, como en muchos, en promedio los niños tienen un retraso de 2 años de escolaridad, habiendo estudiantes con hasta 4 años. Es como trabajar sintiendo que lograrás muy poco. Ahora bien, también es muy gratificante: tener tu jefatura, ver a tus estudiantes salir de 4° medio, visualizar logros y avances, y otras cientos de alegrías que viví en esos años sin duda que valen la pena”, afirma el profesional.

 

 

Ramiro trabajó en el Liceo María Luisa Bombal, en el Cerro Playa Ancha, Valparaíso y realizó Física a 1° y 2° medio y Matemática a 3° y 4° medio.

 

Por su parte, la motivación de Paulo López, ingeniero civil en metalurgia PUCV, surge desde una experiencia personal. “En mi caso, inicialmente sentí una necesidad de ‘devolver la mano’. Cuando salí de cuarto medio ingresé a una universidad que no me dio beca ni apoyo económico, sólo un pequeño porcentaje de crédito, por lo que decidí abandonar los estudios y dedicarme a trabajar. Sin embargo, mi madre no lo permitió y decidimos que lo volveríamos a intentar. Di nuevamente la prueba de selección y en esa oportunidad sí gané una beca y, además, la PUCV me dio otra complementaria, que me cubrió el total del arancel. Sin esos apoyos no lo hubiese logrado. Pensé entonces, ¿cuántos niños pasan por lo mismo, pero sin recibir apoyo de sus familias? o ¿cuántos ni siquiera lo intentan porque piensan que no es posible llegar a un mayor nivel de educación? Ante eso, me propuse dar todo mi esfuerzo por cambiar esa realidad”, comparte.

 

Paulo trabajó como docente en el Liceo Mixto de San Felipe, que imparte educación científica humanista y técnico profesional de las carreras de Mecánica Automotriz, Telecomunicaciones, Refrigeración y Climatización, Laboratorio Químico, Explotación Minera, Metalurgia Extractiva y Asistente de Párvulos. Realizó Matemáticas a 3° y 4° medio, se incorporó a las carreras relacionadas con la minería y también tuvo jefaturas de cursos.

 

Si el enfrentarse a un curso para realizar una clase es en sí mismo un desafío enorme, en el caso de los profesionales Enseña Chile esto es sólo una de las tantas dificultades a las que deben enfrentarse en el día a día. Realizar clases en colegios vulnerables implica enfrentarse a estudiantes con necesidades que muchas veces no han sido atendidas, en algunos casos en contextos familiares complejos y en realidades socioeconómicas adversas.

 

Tal es el caso de John Lara, profesor de Historia, Geografía y Ciencias Sociales PUCV, quien decidió empezar su carrera profesional en colegios Enseña Chile. “Al comienzo fue todo muy difícil, la realidad del sistema educativo en Chile era mucho más difícil de lo que imaginé, con muchos vicios a nivel macro y micro que dificultaban mi trabajo como docente. A esto se sumaban las propias dificultades de los estudiantes, pero con el correr del tiempo y el apoyo tanto desde el colegio en el que estaba como de Enseña Chile, logré que esos dos años fueran muy fructíferos, tanto para mí como para mis estudiantes y colegas”.

 

John se desempeñó como docente en el Colegio San Francisco de la comuna de Limache en donde realizó clases de Historia desde 5° a 8° básico y también realizó talleres de computación en diferentes niveles.

 

Algo similar vivió Rodrigo Herrera, ingeniero civil PUCV, quien tuvo la oportunidad de trabajar en dos colegios durante su paso por Enseña Chile: el Wilson Navarrete y también en el Manuel Montt, ambos de Villa Alemana. En ellos impartió la asignatura de matemáticas a cursos de educación media y también tuvo jefaturas.

 

“Siempre tuve claro lo que pasa en Chile, porque estudié en un colegio particular subvencionado bien normal, como se dice. Por lo tanto, no fueron tan impactantes las actitudes de los estudiantes, pero sí fue muy chocante desde el punto de vista de la brecha educacional, por ejemplo, que estudiantes de educación media no dominaban cosas que eran del primer ciclo básico, no eran capaces de dividir bien números súper sencillos o entender fracciones. Si bien yo no era tan ajeno al mundo que había allí, a estos chiquillos les pasan cosas realmente malas, cosas extremas y fuertes que uno no se imagina”, comenta el profesional que, además, es docente en la Escuela de Ingeniería Civil PUCV.

 

En esta misma línea, Paulo López, agrega “son experiencias transformacionales, ya que es tu vida la que adquiere un nuevo sentido. Conoces una realidad que es impactante, mundos tan distintos en familias que viven en la misma ciudad que la tuya, con destinos que pareciesen ya están condenados. Saber que tú estás aportando para romper ese círculo es tremendo, un enorme desafío que no siempre culminará con el éxito que en verdad deseas. Creo que no hay labor más noble y a la vez crítica y fundamental para nuestra sociedad que la del profesor”.

 

LA EXPERIENCIA

Todos los profesionales coinciden en que la experiencia vivida en la Fundación fue reveladora, ya que les permitió acerarse a una realidad que casi siempre miraron desde lejos pero que de alguna forma los toca a todos. A esto también se suman todas las herramientas profesionales que adquirieron al tener que enfrentarse al manejar, motivar y entender el trabajo con cursos complejos, ya sea por el gran número de alumnos en la sala, como por sus condiciones socioeconómicas tan dispares.

 

“Desde el punto de vista de la docencia, la experiencia en Enseña Chile fue un servicio militar, ahora no tengo ningún problema de ambiente en el aula, ahí aprendí un montón de herramientas y prácticas para tener un buen manejo en las clases (…) Desde el punto de vista personal, se reafirmó lo que yo pensaba en 2011 respecto a las reformas educacionales, con eso me refiero a que las soluciones no pasan por poner más lucas en los universitarios, sino más bien por empezar a preocuparse desde edades más tempranas. La experiencia en Enseña Chile me hizo más crítico de la sociedad y a pensar que si no nos ponemos de acuerdo en que la educación secundaria y primaria son la base de todo,  este país no va a crecer para nada”, afirma Herrera.

 

“Recomiendo Enseña Chile a todos aquellos que desean fervientemente no dar un paso al lado cuando enfrentan un conflicto, una situación injusta, o un problema mayor, porque esas personas son las que llegarán al final del programa. En consecuencia, esas personas son las que modelarán las actitudes, competencias y habilidades blandas de los profesionales del mañana, sin dejar espacio para la duda, el miedo o la resignación, sino que por el contrario, centrando sus fuerzas en modelar la resiliencia, la proactividad y el pensamiento crítico, dándole la posibilidad a los niños, por medio de estas competencias, de vivir la vida que quieren”, agrega Ángela Gómez.

 

Si deseas mayor información sobre la Fundación visita www.ensenachile.cl

 

Postulaciones abiertas hasta septiembre de 2017, revisa los requisitos aquí http://www.ensenachile.cl/registro/

 

Equipo Red Alumni PUCV

 

SOCIOS de Enseña Chile

BCI Copec ENTEL Mustakis viento sur Ministerio
flecha anterior flecha siguiente