Enseña Chile
Cerrar

Impacto en estudiantes

Sistema de medición integral de Efectividad Docente

Para medir los aprendizajes Enseña Chile utiliza diversos instrumentos con el objeto de obtener una mirada multidimensional del progreso de los estudiantes, y para que los profesores eCh cuenten con evidencia que les permita ayudarlos a alcanzar su propósito. Para lograrlo, encuestamos a los estudiantes, aplicamos una prueba estandarizada como medición objetiva y un mentor forma y visita a cada uno de nuestros profesores, y les entrega evidencia concreta de su práctica pedagógica a partir de observación en el aula.

Con el apoyo de la Fundación Irarrázaval, Enseña Chile inició una investigación a partir de la implementación de un sistema de medición integral de la efectividad docente de sus profesionales lo que nos ha permitido recopilar información de la efectividad docente de nuestros profesionales, lo que no sólo representa un insumo invaluable para mejorar su práctica pedagógica, sino que también nos permite mejorar nuestros procesos y gestión interna.

Aprendizaje

¿Dónde están y hacia dónde van nuestros estudiantes?

En relación al Aprendizaje Académico utilizamos la prueba SEPA, una evaluación estandarizada elaborada por el Centro de Medición MIDEUC de la Pontificia Universidad Católica de Chile. La muestra de 2018 fue de 68 profesores (alrededor del 55% de nuestra red actual) que aplicaron esta evaluación a un total de 1.698 estudiantes en 57 colegios del país.

A partir de esta aplicación se desprende que, en promedio, nuestros profesionales logran un progreso académico alto. Esto significa que nuestros profesores están logrando que sus estudiantes avancen una media de 0,48 desviaciones estándar, es decir, nuestros estudiantes progresaron 2,4 veces más que lo que lograrían con “un profesor promedio” en un año (“Visible Learning, Hattie”).

En relación a la distribución de estos resultados se desprende que un 50% de la muestra logra resultados destacados con sus estudiantes, un 24% resultados medios y, por último, un cuarto del total tiene resultados poco significativos (lo que podría explicarse por la brecha existente o por cursos muy descendidos).

Tal como plantea la literatura, la evidencia empírica nos ha permitido demostrar que el progreso académico correlaciona positivamente con ambiente de aula. En las salas de clases en las que nuestros estudiantes experimentaron sentimientos positivos mientras aprenden y lo hacen en un ambiente idóneo, se lograron mejores resultados académicos.

¿Están los estudiantes respondiendo al estilo de enseñanza del profesor?

Nadie sabe mejor cómo aprender que nuestros estudiantes, por eso es que consideramos que su opinión es valiosa para entender el proceso de aprendizaje. La Encuesta a Estudiantes es una herramienta validada internacionalmente bajo el alero de Tripod y el proyecto MET (Measures of Effective Teaching). Uno de los objetivos es entregar retroalimentación a los profesores sobre elementos del ambiente en la sala de clases no visibles o aparentes para él o ella, lo que permite conocer en tiempo real cómo los estudiantes “viven” sus clases.

Esta encuesta fue aplicada a los estudiantes de los profesores eCh durante abril y octubre de 2018. La muestra de octubre estuvo constituida por 160 peCh y aproximadamente 4.000 estudiantes, distribuidos en las 9 regiones donde trabajamos.

Las principales fortalezas de nuestras salas de clases, según la percepción de los estudiantes, es que son desafiantes ya que los invita a pensar rigurosamente y a persistir cuando experimentan dificultades (un 75% de los estudiantes lo declara). Otra guarda relación con la consolidación de aprendizajes y la participación en clases. 7 de cada 10 estudiantes percibe que, por un lado, el/la profesor/a resume e integra los aprendizajes durante la clase y, por otro, que éste escucha, acepta y delibera las perspectivas de los alumnos. Por otra parte, la dimensión “ambiente en la sala” representa el mayor aspecto a mejorar de nuestros peCh. En términos generales, 6 de cada 10 estudiantes no considera que el/la profesor/a desarrolla un ambiente en la sala de respeto y colaboración. Constituye un desafío porque hay evidencia que establece que hay una correlación positiva y significativa entre logro académico y cultura de aprendizaje. Además, estamos por debajo de la media de la red de países pertenecientes a Teach For All que en esta dimensión alcanza un 51% (media eCh fue de 41%).

Habilidades socioemocionales

¿Cómo se sienten nuestros estudiantes?

En Enseña Chile trabajamos para que nuestros estudiantes se preparen para un futuro con propósito. A raíz de esto, en conjunto con la Universidad de Notre Dame, construimos la Encuesta de Habilidades Socioemocionales, que permite medir su evolución de manera integral poniendo foco en dos ámbitos: desarrollo del carácter y compromiso con su comunidad.

Los resultados de esta encuesta nos permiten conocer en profundidad la experiencia subjetiva de nuestros estudiantes respecto a las habilidades socioafectivas fundamentales para su desarrollo a nivel personal. Identificar variables que inciden en la evolución de dichas habilidades es esencial para que nuestros profesores puedan planificar una sala de clases en base a las fortalezas y debilidades de sus alumnos, y también para tener claridad hacia dónde los quieren llevar.

Con respecto a los resultados de 2018, existe un mayor acuerdo en las dimensiones “Aprendizaje Colaborativo” y “Compromiso como Estudiantes” con alta aprobación frente a afirmaciones como “creo que es importante ayudar a otras personas” (85% de acuerdo), y “el colegio es importante para lograr mis metas futuras” (78% de acuerdo). Por otro lado, “Autonomía” y “Perseverancia” resultan ser las dimensiones más bajas, en donde, por ejemplo, alrededor de un tercio de la muestra (33%) afirma que “a veces siento que no soy yo quien decide lo que hago” y casi dos tercios dice que “trabaja muy duro aún después de haber fallado” (63%), lo que nos permite comprender mejor el contexto de nuestros estudiantes.